El reto humanitario más importante que enfrenta el país es, sin duda, encontrar a quienes desaparecieron por causa del conflicto armado y la violencia. A pesar de las medidas adoptadas para la búsqueda de personas desaparecidas, los esfuerzos no han sido suficientes: los reportes de desapariciones continúan sucediendo y las familias de los policías aún esperan una respuesta.




Georeferenciación de la última unidad laborada por los policías protagonistas de este inventario

La desaparición en cifras



  • Agente - 50 / 42%
  • Subintendente - 23 / 19.3%
  • Cabo segundo - 17 / 14.3%
  • Patrullero - 15 / 12.6%
  • Cabo Primero - 4 / 3.4%
  • Capitán - 4 / 3.4%
  • Intendente - 3 / 2.5%
  • Sgto. Viceprimero - 1 / 0.8%
  • Comisario - 1 / 0.8%
  • Mayor - 1 / 0.8%

La Policía Nacional y la Unidad para Atención y Reparación Integral a las Víctimas rindieron un homenaje a los 119 hombres y mujeres uniformados dados por desaparecidos en el contexto del conflicto armado interno. Se trata del monumento Una luz de esperanza, que simboliza esa ilusión de verlos y verlas de nuevo, ejemplifica el anhelo de tenerlos y tenerlas en casa y expresa que en medio de tantos años de separación no han sido olvidados ni olvidadas. Esta iniciativa de memoria refleja la presencia de ellos y de ellas en medio de nosotros, personificando su rostro en un cristal transparente, que demuestra la pureza de cada ser humano, iluminados con una luz blanca, que representa la tranquilidad del deber cumplido.

Este monumento se encuentra en la Dirección General de la Policía Nacional en la ciudad de Bogotá.