video
video
video
video
video

Días antes de que fuera bajado a la fuerza del barco, Isacio sufrió un ataque con arma blanca. Casi pierde una de sus manos. Antes y después de la desaparición, su familia sufrió diferentes amenazas telefónicas. “Van a quedarse huérfanos”, les decían.

video
video
video
video
video
video
video
video
video
video
video
video
video
video
video
video
video

En diciembre de 2009 y cansados de las amenazas que nunca terminaron, la familia Palacios Moreno decidió abandonar su casa, su finca y sus recuerdos. Dejaron las playas de Nuquí y se ubicaron en Quibdó. Una de sus hijas nunca quiso volver.

video
video
video
video
video
video
video
video

“Usted es todo para nosotros, no podemos estar tranquilos sin saber nada de usted. Tenemos la esperanza de que muy pronto, con el poder de Dios y María Santísima, va a regresar sano y salvo”, escribiría en un papel, quince días después de la desaparición, su esposa María Yaneth Moreno.

video
video
video
video
video